6- El trabajo externo: La cuestión física(I): Nutrición

Harry Benjamin explica que la mala alimentación afecta a los ojos pero también a los procesos reales por los cuales se realiza la visión, dependientes de los músculos y vasos sanguíneos que ante el exceso imposibilitan el drenaje apropiado. Propone evitar la ingestión excesiva de féculas, azúcar o proteínas, y añade que ha visto casos que se han curado con un ayuno, el cual ha permitido liberar los productos de desecho que afectaban a la visión.

En definitiva, una dieta lo más natural posible, de calidad biológica, con tendencia vegetariana (según el caso y como lo perciba cada uno) y sobre todo que no resulta demasiado estricta.

Son especialmente beneficiosas las vitaminas A, B, C, E y F, las antocianidinas, los ácidos grasos esenciales y el zinc.

Algunos alimentos y nutrientes recomendados:

Zanahoria: Alimento vegetal más rico en beta-caroteno (100 g. de zanahoria aportan casi el triple de la cantidad diaria recomendada de provitamina A. Es recomendable consumir zanahoria todos los días, con la ensalada.

Espinaca: Rica en zeaxantina y luteína, pigmentos vegetales de tipo carotenoide, que protegen a las células de la retina sensibles a la luz. Rica también en beta-caroteno.

Albaricoque: Rico en provitamina A, además de vitaminas y minerales, favorece el buen funcionamiento de la retina y mejora la agudeza visual. Algunos autores recomiendan curas de albaricoque, tomando durante 15 días, medio kilo de albaricoques bien maduros cada día, preferiblemente en la cena como plato único.

Calabaza: Aporta beta-caroteno, que protege a la retina, y abundante potasio, que frena la tendencia a la formación de cataratas.

Arándano: Las antocianinas, presentes en arándanos, uva negra, fresas y moras, son unos pigmentos naturales que favorecen el buen funcionamiento de la retina y con ello la agudeza visual.

Col: Rica en carotenoides como la espinaca. Protectores de la retina.

Naranja: Rica en carotenoides, vitamina C, entre otros antioxidantes que protegen la retina. Aporta flavonoides, los cuales mejoran la circulación sanguínea en la retina.

Zinc: Oligoelemento más abundante en el ojo, según expertos puede frenar la degeneración macular de la retina. Buenas fuentes de zinc son el sésamo, gérmen de trigo, legumbres.

Vitamina A: lo ideal es tomarla en forma de provitamina A (beta-caroteno). Se encuentra principalmente en la zanahoria, albaricoques secos y espinacas. Contribuye también a reducir la presión intracelular.

Vitaminas del grupo B: Mejoran el estado de la mucosa conjuntival.

Vitamina C: Previene la aparición de cataratas, por su acción antioxidante. Naranja, acerola, grosella, kiwi, guayaba… son buenas fuentes de vitamina C.

Vitamina E: Previene también las cataratas, como buen antioxidante. Aceite de germen de trigo, maíz, nueces, aguacate, vegetales de hoja verde… son buenas fuentes de vitamina E.

Comentarios